lunes, 4 de abril de 2011

Desencuentro en Lacarra y Rivadavia



A las dos y media de la tarde, el poeta Jorge Allen baja del colectivo. Permanece un minuto en la esquina y luego se va por Lacarra hacia el sur.
Unos segundos más tarde aparece la mujer que pudo salvarle la vida. Es hermosa y ha nacido para complacer a Allen y para ser complacida por el poeta. Ni ella ni él conocen esta circunstancia y no la conocerán nunca. La mujer sube el 182 y viaja hacia Haedo, donde le espera una existencia vulgar.

¿Quien sabe que nos espera en cada esquina?
Quizás día tras día nuestra vida es un desencuentro eterno...

5 comentarios:

SOL dijo...

Sin lugar a dudas!

Kiddo dijo...

Conozco a alguien que le encanto un libro:P

tole dijo...

No se olvide de la fuente mi amigo, la fuenteee!

Jok€r dijo...

Sol: asi es!!

Kiddo: si señora me encanto

Tole: perdón, es verdad lo olvide...
es de Dolina "las crónicas del ángel gris". Yo agregue las ultimas dos lineas ... un saludo anónimo!

Pepa Columbine dijo...

Cada decisión crea un universo (eso dicen) así que: universos paralelos universos paralelos!! *grita como si fuera el fin del mundo*

por otra parte, que triste...