jueves, 12 de julio de 2018

Paraiso

El mejor atardecer que he visto en toda mi vida



viernes, 2 de marzo de 2018

viernes, madrugada marzo

Hay gente que esta terminando su tesis
Hay gente que esta de vacaciones
Hay gente que esta discutiendo y hay gente que esta haciendole mimos a sus mascotas
Hay gente que esta volviendo en colectivo
Y yo estoy escuchando esto

https://www.youtube.com/watch?v=4Yit1OqUfMg&list=RD4Yit1OqUfMg&index=1




Buenas Noches .

viernes, 5 de enero de 2018

Jarana

 En el apuro olvide mi celular.


Ella dormía



La calle estaba abandonada, oscura, en silencio.


Cruzaba por el empedrado y al llegar a la esquina me asusto el murmullo de una pareja que reía.


Prisionero de la noche buscando aire, no sabia a donde me dirigía
Había una fisura en mi mismo...¿ podría quizá sanarme de todo esto?

Camine hasta un kiosko y me compre un agua.

Mientras daba unos sorbos volví a escuchar unos murmullos en la misma esquina de donde me había alejado por unos minutos.

Ahora la escena era otra , no había risas solo llanto.

Sentí por un instante que todo lo que me rodeaba se rompía . Termine la botella de agua y entre a mi casa.

Ella dormía.









viernes, 8 de septiembre de 2017

Selene - Parte 1

Era verano y hacia un calor pesado.  La ropa que se podía observar en las calles eran  todas muy similares: remeras de manga corta y bermudas cortas.

Ella no fue la excepción, tenia una blusita suelta y una bermuda de jean clarita con ojotas.

La chica esperaba en una esquina  a mi llegada mientras se entretenía con su celular.

Todo sucedió muy natural, nos saludamos y me invito inmediatamente a una plaza de la zona…

-         - Vamos a una plaza por acá cerca  - me dijo, podemos comprar algo para tomar y nos quedamos sentados por ahí.
-          -¡Dale!  Conteste con seguridad, siguiéndola.

De camino a la plaza había mas o menos unas siete cuadras, que íbamos atravesando con una conversación  amena pero escueta.

-         - ¿Tardo mucho el bondi? – me preguntó ella
-          -Masomenos,  pensé que el viaje iba a ser mas largo…
-          -Bueno pero llegaste re bien …
-          -Si ya conocía esta zona, vine un par de veces
-          -¿Conoces la plazita a donde te estoy llevando? – me volvió a preguntar
-          No, pero te tengo fé- bromeé

Al llegar mi primera impresión de la plaza  fue linda. Se podía observar  poca gente pero muy amigable, una bandita a lo lejos zapando unos acordes, y una luz tenue que hacia que esa tarde/noche no parezca tan oscura

-¿Nos sentamos allá?- me dijo ella, señalando un banquito de cemento
- lo que quieras, conteste nuevamente con voz pausada mientras la seguía.,.- ¿Viniste muchas veces a esta plaza?
- si, desde que soy chica, le tengo un gran cariño, en un rato vas a ver que se va poner,  y va a ir cayendo gente…
-   ¡que bueno! me gustan las plazas con una onda hippie jaja
- ¿hippie? Me replicó ella, mientras sacaba el celular de su bolsillo y miraba la pantalla.
- si no sé… en capital no hay plazas asi, son mas de cemento, con menos verde y no tan grandes…
-Cierto que sos porteñito vos… - bromeeo ella
- te propongo un juego -le dije interrumpiendola 
- ella me miro azorada  esperando mi propuesta con entusiasmo

 - Imaginemos que esta es la última noche de nuestras vidas -le planteé,  -¿que sería lo que harías  ahora?

Me miro 3 segundos reflexiva,  llevo sus ojos hacia el costado  como queriendo encontrar una respuesta y me contesto:  -me iria ya mismo a ver a mi hermana y a mi vieja a mi casa…  -¿vos? – repregunto ella con una media sonrisa.

-          -Yo…  yo… (titubee unos segundos).  Y mirando hacia un costado donde estaban los juegos le respondí efusivo;  - ¡yo iria a las hamacas! .  E inmediatamente me fui hacia estas dejando a la chica atrás.

Me senté en una de las tres hamacas que tenían esos juegos. Eran  dos de color naranja y  una de amarillo clarito.  Ya sentado en la hamaca del medio la esperaba  a que  se acercara para que me  acompañe a jugar un rato.

-          -Que manera rara de aprovechar tu última noche – me dijo, mientras se sentaba en la hamaca de al lado, color amarillo clarito.
-          -¿Vistes? Jugando con vos. ¡a ver quien llega más alto! – le grite,  y empecé a  oscilarme.

Habrán pasado unos cinco minutos de solo escuchar el ruido chillante de las cadenas de las hamacas subir y bajar. Ninguno decía nada. Realmente estábamos jugando y nos mirábamos y sonreíamos mutuamente, compitiendo a ver quien llegaba mas lejos.

-        -  ¿Tomamos algo?  – sorprendió ella, y freno con sus ojotas la hamaca, llenándose de arena en sus pies.
-         - ¿Que tenés ganas de tomar? -Le pregunté, mientras mi hamaca lentamente se frenaba
-          -Me quiero sacar la sed, vamos a ese kiosko de enfrente.  Se bajo y caminamos hacia allí.
-Ella compro una sprite para compartir de 600
-¿Te gusta la sprite? - me preguntó
-  aunque no me guste ya la tenes en tu mano – bromeé
-Jaa.  Esto y unos chicles -le dijo al kioskero , mientras agarraba unos de menta, y le daba un billete de 50 pesos .

Regresamos a las hamacas pero esta vez ya no para jugar.  Corría un airesito hermoso y su pelo se le pegaba en la cara.

“- Vaya...  –esbozo ella
- ¿Qué?
- Voy a confesarte algo. No esperaba divertirme tanto en una hamaca.
- Ja.” Yo para serte sincero tampoco jajaja. - ¿Crees que hay otros en otras plazas pasándola igual de lindo?- le pregunté inocente

- La mayoría de las personas mataron a peter pan, en ocaciones siento que yo también lo mate, pero a veces un viernes cualquiera te encontras con alguien que lo saca del cajón y ahí lo viste- dijo ella.  Solo atine a sonreír,  y me quede callado escuchándola.

 ............................................




miércoles, 10 de mayo de 2017

miércoles, 8 de marzo de 2017

Basura

Hay días como los de hoy que todo se vuelve gris y el darle para delante no tiene sentido alguno....
Necesito estar solo, pensar y llorar.

martes, 17 de enero de 2017

capital bs as

Caminaba por el centro de la Ciudad, era un día de sol y el calor se hacia notar.  Al cruzar por una avenida la vislumbro a lo lejos a ella...
Estaba casi igual, su pelo seguía largo y sus caderas voluminosas. Ella no me vio y atine desde lejos lentamente acercarme para saludarla, pero cuando lo estaba por hacer, me frene.
Ella estaba llorando. No me vio.
Disimuladamente lloraba y caminaba.
Que iba hacer... Que le podía decir...
Esa pena me era ajena.
La vi fregándose los ojos mientras se perdía en la esquina



Donde quieras que te encuentres ahora, ojala este todo mejor. Un beso